Paula-Prince-y-Posible-Asesino.-Psicokiller.-Tylenol

7 Asesinatos. Tylenol. Caso abierto.

En el caso que vas a leer hoy, hubo 400 agentes, intervino el FBI, decenas de detenidos… y casi 4 décadas después… aún no se conoce al autor.

La policía pensaba que el asesino, era frío, calculador, minucioso, meticuloso y con conocimientos científicos. 

40 años después de los asesinatos por envenenamiento por Tylenol,  el caso sigue abierto.

Al principio no sabían qué podía ser. Cuando descubrieron lo que era, no se lo podían creer. 

Cuando de asesinos invisibles se trata, la investigación ha de ser desesperada. Asesino Invisible. Tylenol. Caso abierto.

En estos días inciertos, donde desgraciadamente está tan presente la muerte, en todo el mundo… al menos, sabemos a qué se debe y cómo combatirlo, aunque no pocos hagan caso omiso, a los consejos de los sanitarios…

No hace mucho… escuché en TV, cuando en España morían a diario unas 200 personas, por el Coronavirus o Covid-19, que llegamos a acostumbrarnos a cifras tan monumentales.

Recordad las bombas en los trenes, en los atentados de Madrid. Todos nos echamos las manos a la cabeza por que hubo ese día… alrededor de esa cifra.

En estos meses que nos ha tocado vivir… hay, lo que podemos denominar… un asesino invisible… conocemos su identidad, incluso como es y cómo actúa, pero hubo una vez, en 1982, al menos que se sepa, 7 personas murieron… sin que las autoridades supieran motivo alguno.

  1. Elk Grove Village, Illinois.
mary-kellerman-tylenol-(cleveland.com)
Mary Kellerman. 

Mary Kellerman, es una cría de 12 años. Rubia de pelo corto y rostro simpático.

Irradia, lo que una niña de su edad emana. Felicidad, ilusión… entusiasmo por la vida.

El miércoles 29 de septiembre, pasadas las 6.30 de la mañana, se levanta y se dirige al cuarto de sus padres. Su progenitor, Dennys, la ha escuchado y aunque la pequeña no dice nada, los mira desde la puerta.

– ¿Qué quieres Mary, es muy temprano?

– Me duele mucho la cabeza y la garganta. No me encuentro bien. Estoy mal… No puedo dormir.

– No te preocupes, vuelve a la cama, ahora te llevo un vaso de leche caliente.

Pasó poco más de media hora cuando el padre se levanta para ir a trabajar.

Mientras se prepara el desayuno, recuerda a su pequeña y le prepara un vaso de leche caliente y toma una pastilla.

Se dirige al cuarto de Mary.

– Toma mi amor. Tómate esto. No te preocupes, llamaré luego a la escuela para decirle que no te encuentras bien.

– Gracias papá.

El padre arropa a la pequeña, le da un beso en la frente y acaricia su pelo.

– Descansa mi amor.

Deja la puerta de la habitación entre abierta por si su hija la vuelve a llamar. Después va a su dormitorio para vestirse. Alló le pregunta su esposa.

– ¿Qué pasa?

– Mary… no se encuentra bien. Tiene mala cara. Le he dicho que descanse. Hoy no irá a la escuela. Si está luego peor, llévala al hospital.

Dennys vuelve a la cocina para terminarse el café. Escucha la puerta del cuarto de baño cerrarse. Es buena noticia. Su hija se habrá levantado para ir al servicio. Pero ocurre algo.

Escucha un gran porrazo.

– ¿Qué ha sido eso?

– Mary, ¿estás bien? Mary… te encuentras bien, estas ahí?

Nadie le contesta. Nervioso, abre la puerta. Al hacerlo, ve que su pequeña, se encuentra en pijama, tirada en el suelo, e inconsciente.

– Dios mío. Mary… ¿Qué te ocurre? Mary… contéstame…

Corre al salón y llama por teléfono.

– Emergencias ¿Dígame?

– Es mi hija… no se mueve.

– ¿Qué le ocurre señor?

– No se mueve, la he encontrado en el baño…

– ¿Sabe si respira… tiene pulso?

– No lo sé… creo que está muerta…

– Está bien señor, no se ponga nervioso. Le enviaré una ambulancia. Dígame la dirección por favor…

Mary Kellerman. Tylenol Ambulancia Maurice-LE-BAIL-Pixabay)
Mary Kellerman es llevada al hospital en ambulancia.

Dave Spung, es uno de los médicos que la atiende. Sin duda es uno de los mejores, un magnífico profesional.

No le gusta lo que ve. Sabe que es un caso crítico por los síntomas que presenta la pequeña. Intenta reanimarla con todos los medios que tiene, toda clase de medicinas…

9:56 de la mañana:

Mary Kellerman, es declarada muerta en el Hospital Alexian Brothers Medical Center en Elk Grove Village.

Su cuerpo es sometido a una autopsia, por las circunstancias tan extrañas y su joven edad.

La policía interroga a los padres. Hay algo que se les escapa. Todo es demasiado raro. Parece una muerte súbita. Una parada respiratoria o un derrame cerebral.

Cuando más tarde descubrieron la razón, nadie se lo podía creer.

Mary «Lynn» Reiner, es una mujer de 27 años de Winfield. A pesar de su edad, hace 6 días que ha dado a luz a su 4 hijo.

Mary-"Lynn" Reiner
Mary»Lynn» Reiner

Desde que tuvo al pequeño, tiene bastantes molestias.

El bebé, llora todas las noches. No deja que su mamá descanse. Por ello, por la mañana, la mamá, siempre se levanta además de muy cansada, con grandes dolores de cabeza.

Lleva días cansada… fatigada… pero ha de sacar fuerzas de donde ya no le quedan. Tiene 3 hijos pequeños más… los cuales, poca ayuda pueden ofrecerles… al contrario.

Su pareja tampoco puede compartir demasiadas tareas, ya que siempre está trabajando.

Una tarde de septiembre el hombre llega a casa.

– Lynm… ¿Por qué llora el niño. No lo oyes?

Le extraña que su mujer no le conteste, pero sobre todo lo que le parece raro es que deje a su pequeño llorar desconsoladamente.

– Lynm… Lynm… 

Encuentra el cuerpo de su esposa en el suelo.

En el Hospital Central DuPage en Winfield, certifican… que la señora Reiner se encuentra sin vida.

Mary McFarland. Asesinada por el Tylenol
Mary McFarland

Mary McFarland es una mujer de 31 años. Sus amigos dicen de ella que es la chica más servicial y simpática de todos los que trabajan en un centro de atención telefónica de Illinois Bell en Lombard.

Es la típica persona que agrada cruzarte en el ascensor o llevando a los niños al cole, de compras en cualquier establecimiento. Y si era por la mañana, mucho mejor. Aporta energía a quien hablaba con ella.

Intentaba siempre ayudar a los compañeros. Cuando algún nuevo trabajador se incorporaba a la empresa, ella le ofrecía su mano y con una eterna sonrisa, se presentaba.

Era un gesto muy bonito, con el que los chicos nuevos que entraban, se sentían más cómodos. Así sabían que podían confiar en alguien, al menos todo tomaba un cariz más familiar.

Uno de esos días uno de aquellos compañeros que le había ofrecido su amistad meses antes, la ve rara.

– ¿Qué te ocurre Mary, no tienes buena cara?

– No he pasado buena noche y tengo la cabeza que me va a estallar.

– ¿Por qué no te vas a casa?

– No te preocupes, tomaré un té y comeré algo, a ver si se me pasa.

– Ok, pero ya sabes… si sigues mal vete a casa.

– Gracias.

Mary McFarland se dirige a la parte de atrás del establecimiento, a la zona de descanso del personal.

Pasan unos minutos. Su compañero, se da cuenta de que no vuelve. Quiere saber cómo está. Cuando abre la puerta… encuentra a Mary en el suelo…

Mary McFarland es declarada muerta en el Good Samaritan Hospital en Downers Grove.

La azafata Paula Prince. Muertes Tylenol
La azafata Paula Prince. 

Paula Prince es una joven y guapa azafata de United Airlines de 35 años.

Rubia de pelo largo y de encantadora sonrisa. Tras regresar de un vuelo desde Las Vegas, ha terminado la jornada, así que antes de regresar a casa, se le ve a las 21:30 comprando en alguna tienda.

Más tarde, alguna cámara de un comercio, registraría que sale por la puerta y se va, sola, caminado por la calle hasta su casa, no muy lejos de allí.

 

El mismo día que falleció la pequeña Mary Kellerman, Adam Janus, se encuentra en casa. Es un empleado de correos de 27 años de Arlington Heights. A las 12 de la mañana, llama por teléfono a su trabajo el miércoles 29 de septiembre.

Adan Janus. Psicokillers Tylenol
Adan Janus. (talkmurderwithme.com)

Departamento de correos dígame.

– Hola Mathew, soy Adam.

– Hola Adam, ¿qué tal?

– Que hay. ¿Está George?

– No, acaba de ir por unos donuts… ¿Quieres que le diga algo?

– Sí por favor. Puedes decirle que hoy faltaré al trabajo. No me encuentro bien.

– ¿Estás bien, es algo…?…

– No, no es grave… no tengo buen cuerpo, sólo eso.

– Ok, despreocúpate entonces, yo se lo digo…

– Gracias Mathew. Te debo una.

– Que te mejores… adiós.

Un par de horas después, Adan a va por sus hijos al colegio. Se pasa por la farmacia y regresan a casa.

Tras hacer la comida y dar de comer a los pequeños… se encuentra agotado… mareado y con sudor frío. Necesita descansar.

Se toma una pastilla y un vaso de agua.

Quiere recoger los platos, un poco la cocina, dejar todo ordenado, para acostarse tranquilo y que su mujer al llegar a casa no tenga que hacer nada. No le da tiempo a hacerlo.

Está mareado… le falta el aire… intenta aguantar su cuerpo, agarrándose en la pared… en la encimera… Las piernas le fallan, le falta la respiración…

Comienza a ver todo negro… hasta que pierde el conocimiento y cae en el suelo, desplomándose en la cocina…

Los pequeños consiguieron llamar a emergencias…

Cuando llegan los sanitarios… no consiguen que abra los ojos. A las 3:10 de la tarde, llegan al Hospital Northwest Community.

Un rato después, Thomas Kim, director médico de la unidad de cuidados intensivos, sale para hablar con los familiares.

No sabe cómo explicarles.

– ¿Familiares de Janus?

– Sí…

– Lo siento. No hemos podido hacer nada. Su corazón se ha parado. Ha sido imposible reanimarlo.

Teresa, su esposa, los padres y algunos amigos… se abrazan, mientras el doctor se da la vuelta y se encamina, para abrir una puerta blanca… y perderse por un largo pasillo cabizbajo para seguir con su trabajo.

Son las 5 de la tarde. Familiares y amigos están en casa de la familia Janus. Organizan el funeral.

Es un día terrible. El dolor de la perdida tan repentina, destroza el corazón de los parientes, no tienen consuelo, sobre todo cuando ven la cara de los chiquillos, de los hijos de Adan, que miran al suelo, en silencio.

Quizá se culpen, porque se pusieron nerviosos y no fueron todo lo rápidos que les hubiera gustado, para llamar a emergencias. Lo que no saben, es que, aunque hubiera habido un médico en casa, la muerte de papá, no se podría haber evitado.

Stanley Janus. Hermano de Adan. Tylenol
Stanley Janus (es.findagrave)

Stanley, es el hermano menor de Adan. Tiene a uno de los pequeños en su regazo. Lo aparta un momento para levantarse.

– Un momento pequeño…

Se levanta apoyándose en el sofá como puede. Parece más un anciano que un chico veinteañero.

Le duele tanto la espalda. La peor de las noticias posible, de una forma tan traicionera… la muerte de su hermano, un hombre joven, trabajador.

Los acontecimientos del día anterior, han hecho que no haya descansado. Por este motivo tiene, además de un gran cansancio, ese dolor de espalda.

Theresa Janus. Esposa de Stanley. Asesinatos Tylenol
Theresa Janus. Esposa de Stanley (senalespodcast.com)

– Qué te ocurre cariño.

– Tengo los músculos de la espalda engarrotados. Me duele desde la cintura hasta la cabeza. Casi no puedo moverme.

– No has dormido. Tómate esto. Te relajará y te sentirás mejor.

 – Gracias Theresa.

– Yo también tengo un dolor de cabeza horrible. 

Mientras tanto, el Dr. Thomas Kim se está quitando la bata para ponerse su chaqueta. Son las 17:30. Ya ha terminado su turno.

– Doctor Kim… Es urgente. Traen a la familia Janus.

De inmediato el Dr. se quita la chaqueta para volver a colgarla en el perchero.

– ¿Son los padres de Adam verdad? Son muy mayores y han sufrido un gran golpe con la muerte de su hijo.

– No señor. Es el hermano. Esto no me gusta. Es muy extraño. Hace unas horas estuve hablado con Stanley y a parte de la tristeza por la muerte de su hermano, se veía un hombre fuerte, sano.

Ya viene la ambulancia Doctor. Le están haciendo el RCP. Lo peor es que su esposa Theresa, su joven mujer de 19 años, también está grave e intentan reanimarla. 

La conmoción en la casa de los Janus es indescriptible. Los padres, ya mayores, no se lo creen. Ha fallecido su hijo mayor, ahora está crítico el menor y su mujer. Y todo tan repentino… ante sus propios ojos.

Piensan en una maldición, en una macabra coincidencia. En que la casa está encantada… No es normal, que 3 miembros de una misma familia, caigan al suelo fulminados en menos de 24 horas. 

La enfermera Hellen Jensen poco después, se encuentra cenando. Suena el teléfono. Es Chuck Kramer, del Departamento de Bomberos de Arlington Heights.

– Hellen, perdona que te moleste a estas horas, pero es muy importante.

– No te preocupes. ¿Qué ocurre Chuck?

– Aquí está pasando algo. Tuvimos una muerte esta mañana y ahora otros dos muertos en el mismo domicilio. Te necesitamos en el hospital lo antes posible.

– Voy hacia allá.

8 agentes de policía, el investigador Pishos y la enfermera Helen, están en la casa de los Janus. La policía interroga a los familiares, mientras algunos registran cajones y la cocina.

Pishos se dirige con unos agentes al sótano. Descubren que en la casa han trabajado con metal.

– Señor… quizá haya algún contaminante. Algún veneno potencial. En la metalurgia se manipulan muchos productos venenosos.

Mientras tanto, Helen… no entiende nada. Casi no sabe por qué se encuentra en la casa, por qué han requerido su ayuda.

Pero algo… le hace dirigir sus pasos hacia el cuarto de baño.

Cierra la puerta. Mira a un lado y a otro… lentamente. Respira y queda por un instante mirándose al espejo.

Intuitivamente… abre una de las puertas. Ve varios botes medicinales. Algunos han de tener receta… otros sabe que son de venta libre.

Por alguna razón, dirige su mano a un pequeño frasco. En él, escrito, Tylenol.

El Tylenol, es Acetaminophen, un calmante para fiebre y dolor leve. Algo así como la aspirina o el paracetamol.

La gente suele tomar dos capsulas en cada toma. Helen, lo abre. Hecha el contenido en su mano y comienza a contar…

Faltan 6…

– Señor Pishos, me gustaría que analizáramos estas capsulas… – Tiró el bote en la mesa, casi con desprecio.

– ¿Qué ocurre?

– Creo que aquí está la causa.

Los investigadores, llevan con ellos algunas pruebas a una pequeña habitación, junto a la sala de emergencias. Entre todas, está el bote de capsulas.

El investigador Pishos, algunos policías, le enfermera Helen y el Doctor Thomas Kim se encuentran reunidos.

– ¿Tienen alguna sospecha?

– No… no sabemos que vínculo tienen, ni las muertes de esta familia, ni los demás casos.

– Estoy segura que ha sido el Tylenol.

– No puede ser señora Helen.

– ¿Por qué no? No podemos descartarlo. Manda un agente a los hogares de los demás fallecidos en circunstancias similares. Registren los botiquines. Si tienen Tylenol, tráiganlo.

Por algún motivo, los médicos que llegaron a casa de Mary Kellerman lo habían escrito en el inventario, ya que, sin darle importancia alguna, escribieron la medicación que los padres le dieron a la pequeña de 12 años.

Llamaron por teléfono al departamento de policía de Elk Grove Village para que lo trajeran al hospital.

Cuando Pishos recibe el bote de píldoras, queda mirando. Lo observa una y otra vez… le da vueltas… mira la parte baja… lo compara con el de la familia Janus.

Es extraño… Son diferentes. Pero de pronto…se percata de algo… algo que estaba pasando inadvertido.

Nervioso, llama por teléfono al médico forense adjunto, Donoghue.

– He estado mirando durante minutos los dos botes que tengo en mis manos… son diferentes… pero hay algo…

De qué se trata señor Pishos?

– El número de control. Es el mismo: MC2880

– Está bien… lo has abierto.

 – No, están cerrados.

– Bien, ábrelas con cuidado… y dime si huelen… y a qué.

El investigador Pishos, volcó uno de los botes en la mesa… y luego otro… de repente, un fuerte olor golpeó en las fosas nasales. Un olor agradable…

 – Doctor Donoghue… tienen un fuerte olor a almendras… ¿Sabe qué significa?

 – Cianuro- Dijeron los dos al unísono.

– Hemos tenido mucha suerte Señor Psishos ¿Sabe que sólo la mirad de la población puede captar ese olor?. Usted es uno de ellos.

Cianuro Tylenol

El cianuro provoca parálisis respiratoria. Bloquea el oxígeno en los glóbulos rojos. Estos glóbulos, son incapaces de recoger el oxígeno llegando así a asfixiar a la víctima.

Las pupilas se dilatan, la piel se enfría, el corazón se acelera, causa daño cerebral, ahogo y paro cardíaco. Todo sucede en muy poco tiempo. Es una muerte agónica.

Deciden hacer un análisis de sangre a las víctimas.

Al hacerlo, descubrieron con horror, que tenían, en sangre, una cantidad de 10000 veces más, de lo necesario, que haría falta para acabar con una persona.

Por la mañana, un abogado de la empresa fabricante del medicamento, Johnson & Johnson es requerido en los laboratorios para comentarle lo sucedido. 

Al mismo tiempo, en casa de la enfermera Helen, ella se encuentra despierta en la cama, mirando la nada… sin haber podido dormir, dándole vueltas a todo en su cabeza… es interrumpida por su marido.

– Helen… tenías razón, en la TV hay una rueda de prensa diciendo que nadie tome Tylenol… que es el motivo de las muertes.

El terror se apodera de las autoridades.

Hay millones de personas que toman este medicamento a diario. Miles de centros médicos, de centros de ancianos, de colegios que tienen esta píldora en los botiquines. Millones de personas están en peligro.

Tras la conferencia, son retirados todos los frascos de capsulas con el mismo número de referencia.

La gente llamaba preocupada por teléfono o aparecían directamente en el hospital… pidiendo ayuda, pues habían tomado aquella droga.

Los médicos, en este caso, con una sonrisa les decían…

– Si lo ha tomado y está aquí contándolo, puede estar tranquilo.

Mientras tanto, a las 17:00 horas, la familia de Paula Prince, la azafata que desapareció, habla con la policía.

Les dicen que hace tiempo que no saben nada. Su hermana quedó con ella para cenar y se quedó esperando.

Cuando la llamaban nunca cogía el teléfono. Si esto le asustó, el temor fue mayor, cuando al día siguiente, tampoco se presentó en el trabajo. Piden a las autoridades que derriben la puerta de su hogar.

Hayan el cuerpo de la mujer, tirado en el suelo. Junto a su mano, un bote de Tylenol abierto y esparcido por el suelo.

La policía investiga el recorrido que pudo hacer Paula cuando salió del aeropuerto. Las pastillas las habría comprado en la farmacia, cerca de su casa.

Pide las grabaciones de las cámaras de seguridad. Observan a Paula, pagando y guardando en el bolso… lo que sería unas horas después… su agónica muerte.  Entonces uno de los investigadores sonrió.

 – ¿Qué ocurre, qué le hace tanta gracia?

 – Lo tenemos… si vemos a alguien sacar botes de su bolsillo y colocarlos en la estantería, junto a lo demás… es nuestro… Me deja las grabaciones de las demás cámaras?

 – Lo siento agente. No tenemos cámaras instaladas en los pasillos.

 – ¡Joder! 

La maquinaria de investigación norteamericana se pone en acción. Más de 400 agentes comienzan a investigar. Se llama al FBI y al mismísimo Fiscal de los EEUU.

Con todo, las llamadas de bromistas… o simplemente necesitados de atención, no paran de sonar. Más de 1.20personas aseguraban haber sido ellos los verdugos.

La policía pone su punto de mira en trabajadores despedidos por Johnson & Johnson.
El 6 de octubre, llega a las oficinas de la empresa una carta.

El escrito exige 1 millón de dólares o seguirá matando con otros medicamentos.

La policía estudia el sobre, el papel… la tinta… y dan con un hombre. James Lewis de Nueva York. 2 meses después sería detenido.

Pero hay algo que no cuadra. James, tiene una coartada. En el tiempo que todo ocurrió, el sospechoso se encontraba a miles de km de allí. La investigación sigue abierta.

Se centran principalmente en la calle, en las tiendas. En ningún momento creen que ya vinieran los botes contaminados desde la fábrica.

Quien fuera, podía querer hundir a Johnson & Johnson. Querría vengarse de esta gigantesca empresa… y a fe, que le estaba haciendo perder mucho dinero y confianza de los ciudadanos.

Además, muchos perjudicados demandarían a la empresa y las perdidas serían aun más millonarias.

Scott Bartz, fue un ex trabajador, representante de ventas de Johnson & Johnson durante 8 años. Aseguraba en su libro, la Mafia del Tylenol, que todo había empezado en los laboratorios.

 – No puedo asegurar como se ha manipulado, pero estoy seguro que todo empezó dentro… en laboratorios.

roger-arnold. Tylenol (Unsolvedcasebook)
Roger Arnold (Unsolvedcasebook)

Un tal Roger Arnold, fue otro sospechoso. La prensa y los medios de comunicación lo señalaron sin duda como el autor, ya que fue detenido, para ellos, ya no había duda.

Al ser liberado, entró en una depresión profunda. Aseguraba que había sido el dueño de un bar, Marty Sinclair y que lo había culpado a él.

Roger, espero a Marty cuando salía del bar. Le disparó dándole muerte.

La fatalidad se cruzó en la vida de otra familia, ya que confundido, mató a John Stanisha, un hombre que pasaba por allí, que no tenía que ver nada ni con la historia ni con el caso.

Arnold, fue encerrado 15 años, aunque la sentencia fue de 30.

 

Ted Kaczynski. Tylenol. Unabomber (thelineup)
Ted Kaczynski. Unabomber (thelineup)

Otro detenido fue Ted Kaczynski, conocido como Unabomber. Era un matemático, solitario, que había, en varias ocasiones, enviado bombas caseras a universidades y aeropuertos.

De niño era un genio. Ingresó en Harvard con 16 años. Doctorado en la Universidad de Michigan.

Poco después se fue a una cabaña, solitaria en un bosque. Asesinó a 3 personas e hirió a más de 20 con los explosivos que enviaba.

Quería llamar la atención. El FBI lo señaló como posible autor ya que tenía conocimientos en química. Además, las intoxicaciones se produjeron cerca de la casa de los padres de Kaczynski en Lombard.

Él lo negó todo.

Por otro lado, las investigaciones siguen todavía en quien pudo matar a la azafata. Pueden tener una pista. Quizá alguno de los que salían en ellas era el asesino. Y observan algo.

Paula-Prince-y-Posible-Asesino.-Psicokiller.-Tylenol
Paula Prince y posible asesino mirando

Hay una foto de un sospechoso. Un hombre con espesa barba, mira a Paula Prince en el momento que coge el bote de pastillas. Prince era una chica bellísima. Quizá la mirara sólo por ello.

Kaczynski se señaló como sospechoso principal ya que John Douglas perfilador de asesinos en serie del FBI, pensaba que el asesino se deleitaba observando, saboreando, escondido tras una espesa barba.

La foto es de una cámara de seguridad con muy poca calidad, muy confusa. Sin poder asegurarlo, algunos investigadores aseguran que es el rostro de Kaczynski.

Un escrito que hizo este sospechoso decía así.

Imagine una sociedad que somete a las personas a condiciones que las hacen terriblemente infelices, y luego les da las drogas para quitarles su infelicidad.

Kaczynski fue condenado en 1998. Hoy cumple cadena perpetua. Pero no ha sido probado su participación en el envenenamiento, fue por matar a 3 personas, como antes he comentado.

A lo largo de las más de 4 décadas, ha habido infinidad de especulaciones, teorías y posibles autores.

¿Se pusieron los botes en las farmacias ya envenenados?

¿Venían ya con el cianuro desde los laboratorios o podía ser algún repartidor, que ha decir verdad, lo tendría bastante fácil, para manipular las cajetillas sin que nadie pudiera verlos, escondidos en los vehículos de reparto?

Todo es muy extraño, al parecer, las cajas y los botes parecían intactos.

Se consideró que quien fuera, podría introducirlo con una jeringuilla. Pero pruebas minuciosas, descartaron ningún pinchazo, ni a las cajas, ni al bote y mucho menos a las píldoras.

Desde entonces los botes vienen plastificados y con otro sello en la boca de la botella.

Todo, como es lógico, tuvo un gran impacto nacional, dejó una marca social, que hizo que sobre todo los padres, miraran con lupa los alimentos o chucherías que compraban sus hijos.

Y no les faltaba razón, pues a lo largo de esta década de los 80, infinidad de imitadores inyectaron drogas o veneno a varios alimentos o bebidas llegando a asesinar y conseguir su objetivo. Se llegaron a regalar bocadillos en lugares públicos con arsénico.

En 1988, una mujer asesinó a su marido de esta forma y así cobrar el seguro.

Para desviar la atención de la policía, dejó un bote con este veneno en las estanterías. Murió otro hombre, que nada tenía que ver con la familia. No le salió bien la estrategia. Fue descubierta y condenada a 90 años de cárcel.

jhonson and jhonson. Tylenol. Asesinatos. con cianuro

Johnson & Johnson, por su actuación, fue muy alardeada. Los expertos en economía aseguraron que la empresa llegaría a desaparecer pues nadie más consumiría sus productos.

Se retiraron los envases de todas las tiendas, no se publicitó más el producto e incluso se ofrecía 1 millón de dólares a quien diera una pista que pudiera detener al criminal.

Johnson & Johnson, es un gigante que ha absorbido a más de 250 empresas cuando cree que alguna de las pequeñas le puede hacer sombra o tener la patente de algún producto que interese al gigante. Llega con una cuantía que los minoristas no pueden rechazar.

Siempre fue considerada como una empresa ejemplar. El hijo del fundador, escribió… una especie de mandamientos… en 1949.

Daba la mayor importancia, en la labor de la empresa y sus productos, primero al consumidor, luego a sus propios empleados, a la sociedad y por último a los accionistas.

Alguna prensa contrarrestaba tanta actuación inmediata, asegurando que la empresa aun teniendo noticias de que podían estar contaminadas las píldoras, tardó 5 días en dar la orden para retirarlas.

Se equivocaron. Muchos medios de comunicación elogiaron a bombo y platillo la forma de gestionar esta gigantesca crisis.

Desde entonces, las tiendas están repletas de botes difíciles de manipular ni aportar nada, dentro. Además, añadió el sello de aluminio en la boca del frasco. Si estaba abierto, podía ser señal de que habían añadido algo a las píldoras.

A partir de 1989 se aprobó que la manipulación de alimentos, se convertiría en un delito federal. 

James William Lewis. Posible asesino de Tylenol. Cianuro
James William Lewis

¿Qué pasó con el tal James Lewis, quien mandara la carta amenazando que seguiría matando si no le daban el millón de dólares?

Cuando Lewis fue detenido, registraron su casa. Se llevaron varias cajas y el Ordenador.

Estuvo en varias ocasiones encarcelado a lo largo de su vida por varios motivos.

En 1983 entró en prisión 12 años por el intento de extorsión a Johnson & Johnson. Le pudo salir más caro.

En cambio, Lewis siempre defendió su inocencia.

El Fiscal General Fahner cree que de alguna manera este hombre estaba involucrado en los asesinatos. Aunque afirma que es cierto que no pueden situarlo en la ciudad cuando ocurrieron los hechos.

August Locallo, teniente de policía de Chicago, cree que sólo es un estafador sin escrúpulos, que jugó sus cartas para sacar tajada de los acontecimientos y le salió mal.

Hubo algún periódico que dio la noticia de que, en el sótano de James Lewis, se encontró 4 años antes de estos acontecimientos, el cuerpo en bolsas de un cliente. En el juicio salió absuelto. No he podido averiguar si es cierto.

La verdad es que los expertos no se ponen de acuerdo.

Algunos piensan que fue él quien llevo a cabo todos los asesinatos y otros que es un simple oportunista.

Como el Superintendente Brzeczek. Decía de Lewis que era un completo imbécil. Que intentó extorsionar dinero en un momento tan inoportuno, donde todos los agentes estaban atentos a un gigante como Johnson & Johnson.

Brzeczek cree que todo empezó, de forma intencionada. Cuando el asesino, quiso matar a alguien directamente. Tenía un objetivo. Y como ocurriera con la mujer anterior, fue añadiendo botes en los estantes para despistar a las autoridades.

El bombero Keyworth, quien estuvo en todo momento analizando los casos, cree que hubo una o varias personas, que lo único que quisieron era… de alguna manera dar un baño de humildad, a la toda poderosa nación americana, haciéndole ver, que, de forma invisible, podían hundir una nación y la economía que maneja el mundo.

Aunque no tenían un culpable, por fin todo se había terminado.

Todo, hasta el el 23 de febrero de 1986, solo 4 años después.

Diane Elsroth, de  23 años,  de Peekskill, Nueva York, pasa un fin de semana con su novio y sus suegros en Yonkers, cuando también la encontraron muerta.

La autopsia no revelaba nada sospechoso. Pero algunos investigadores se percataron de un peculiar olor en las sabanas y su boca. Almendras.

Encontraron en una tienda cercana otro frasco intoxicado. 5 capsulas estaban adulteradas.

Cajas-de-Tylenol. Asesinatos
Cajas de Tylenol

En este caso, se vio que ni las cajas, ni el sello de aluminio de la boca del tarro estaban manipulados. Lo que hacía pensar claramente, que habían sido introducidas antes de ser distribuidas.

Aunque J&J, aseguraría que según el tiempo que llevaban fabricadas, las pastillas con cianuro, hubieran alterado de forma corrosiva a las demás.

J&J fue demandada por los familiares de las víctimas. Hubo muchas perdidas de tiempo, estrategias de abogados durante 8 largos años, hasta que una semana antes del juicio, les ofreció ofertas económicas para no llegar a juicio.

No se conoció la cuantía que dieron. 

En 2013,  Michelle Rosen,  hija de la fallecida Mary  Reiner,  apareció en una entrevista.

Michelle, dijo que su madre había tenido un hijo 6 días antes de que muriera por arsénico. Y que el Tylenol se lo dieron en la farmacia del hospital, cuando salió. Por consiguiente, asegura que el asesino, ha de estar dentro de las instalaciones de Johnson and Jhonson.

Sea como fuere, hay muchas preguntas en el aire.

¿Murieron sólo 7 personas?

¿Donde fueron manipuladas las pastillas…?

Y como es lógica, la última cuestión… ¿Quién fue el autor o autores de tan macabro plan… y para qué?

El autor, sigue en la calle.

El caso sigue abierto.

Pero hay que volver a hablar de alguien… a destacar a quien, es muy posible, por ella, hubo muchos… quizá quien sabe… cientos de muertos menos.

Quien iba a pensar, a suponer que unas pastillas que aliviaban el dolor, eran las causantes de las dolorosas muertes.

Helen Jensen… sin duda, la gran heroína de este macabro caso.

Helen Jensen. Enfermera asesino Tylenol
Helen Jensen (senalespodcast)

Esta enfermera, hoy con 80 años y retirada de la vida ajetreada, vive en Arlington Heights.

Poca gente la conoce. Pocos saben quién es, si la ven en la calle o comprando en una tienda.

Fue ella, quien fue requerida cuando cenaba tranquila en casa.

Fue ella, quien por dios sabe qué… abrió el mueble del cuarto de baño… y quedó mirando aquel bote de cápsulas.

– Miramos a nuestro alrededor y encontramos medicamentos recetados… luego vi en el baño una botella abierta de Tylenol.

Conté las píldoras y vi que faltaban seis cápsulas y había tres personas muertas. Dije en ese mismo momento: es el Tylenol.

Todos me ignoraron en ese momento, no pensaron que una enfermera, una mujer, hubiera descubierto la razón. No muchos me creyeron.

He hablado con periodistas y he estado en televisión, pero desde entonces ninguna autoridad me ha entrevistado al respecto.

Helen tiene una opinión propia del autor. Piensa que es James Lewis.

A pesar de una investigación exhaustiva, Lewis nunca pudo ser ubicado en Chicago

– Personalmente, creo que fue ese hombre… quien extorsionó con la carta. Lo cierto es… que a partir de todo aquello… PERDIMOS NUESTRA INOCENCIA. Fue el Primer caso de Terrorismo.

Nadie me creyó. Yo sólo era la enfermera… sólo era… una simple mujer.

Si hubiera sido un hombre el primero en mencionar Tylenol, le habrían creído de inmediato.

Realmente es tan impactante la historia, como la afirmación que hace Helen. Si hubiera sido un hombre… hubieran creído…

Pensadlo bien porque ya no se trata del machismo que solo habla de fuerza física. Una sanitaria… mujer, que podía salvar vidas… de gente que estaban envenenando. De personas, de no importaba la edad. EEUU está también considerado uno e los países más modernos… ¿Seguro?.

Imaginaros la dificultad de dar con el causante. Podía ser cualquier cosa… incluso muertes naturales. Pero su intuición… la llevó hacia el cuarto de aseo y coger aquel bote de plástico.

 

………………………………………………………………………………………………..

 

Me queda agradecer vuestra presencia de hoy en esta humilde Biblioteca.

Gracias especiales, hoy para las dos voces femeninas del programa.

Mercedes Rodríguez. Preciosa voz, que ya nos tiene acostumbrados a deleitarnos.

Y hoy a la participación de Cris EXEPARE. Una magnífica voz, en el ámbito nacional. 

ADemás hoy voy a destacar a los 5 países que más escuchan el programa en Ivoox.

1. España.

2. México.

3. E.E.U.U.

4. Colombia.

5. Argentina

Me despido  comentando que nada ni nadie os borre las ilusiones y la sonrisa que teníais cuando erais niños.

Puedes escuchar la Dramatización pulsando este BOTÓN

Boton-LA LLAMADA DE LA LUNA PODCAST. El fantasma de la opera

 

MUSICAS DEL PODCAST DE HOY:

  • IVAN TREGUB. Ljosalfheimr III
  • BORRTEX– Attainment                     – Process
  • PETITE VIKING– Why                                  – In My Mind
  • STEVE´S TUNE– Audioflair
  • VICTORI4– Samurai

  • MADI– Piano Sequenza 4
  • ACOUSTIPEACE ACOUSTICANARCHY– Differences
  • MARK GIBBONS– Daybreak
  • JONAS NIEMANN– Transcendentia

  • AZ96LOL- Piano Arp

  • GHOST B.C.- He Is

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *